*

X

Nueva tendencia en China: millennials que se van a las montañas a vivir como ermitaños

AlterCultura

Por: Pijamasurf - 11/21/2016

Es una reacción natural a la frenética vida moderna y a su desconexión con la naturaleza y las tradiciones antiguas

China es un país con una fuerte clase media emergente que en los últimos años se ha mudado de entornos rurales a ciudades. El poder económico chino y su particular importación del capitalismo y la tecnología han creado una fragmentación psicológica en muchos de los miembros de la nueva generación.

En su pequeño documental Summoning the Recluse, Ellen Xu registra una incipiente tendencia entre millennials en China: buscar una vida de ermitaño en la montaña. China tiene una importante tradición de ermitaños, santos del bosque y los llamados inmortales taoístas, quienes hacían prácticas de alquimia interna lejos del mundanal ruido. Esto es bien complementado por la necesidad de escapar de la ansiedad de la vida moderna.  

Uno de los jóvenes ermitaños que documenta la pieza dice que: "Todos en algún momento desean irse a vivir a las montañas, escapar de la frenética vida moderna y encontrar paz". Los jóvenes parecen tener una una sensación de extravío debido a recibir una "educación que no es ni occidental ni oriental"; han perdido sus tradiciones, y ya no conocen el taoísmo, el confucianismo y el budismo (las tres grandes religiones de China). Sienten una desconexión con la naturaleza, no tienen ya fe "y la vida sin fe es difícil", quieren retomar "la sabiduría y la tranquilidad de los antiguos", recobrar la herencia que les pertenece. 

La vida en las eremitas en el bosque contrasta con la vida de trabajo moderna, la cual "es sumamente repetitiva, se tiene ya todo preestablecido y marcado, está llena de restricciones". Por otro lado la vida de ermitaño, meditando y leyendo, es completamente distinta y mucho más libre.

Parece que esta tendencia es una reacción natural a la particular forma un tanto salvaje con la que China ha abrazado el capitalismo y el materialismo, la cual contrasta con toda una herencia de naturalismo y espiritualidad. Esta tendencia podría extenderse a otros países donde quizás en los próximos años veremos una nueva ola de turismo en la cual se ofrezcan lugares que simulen eremitas --algo que no es fácil, ya que hoy en día son pocos los lugares realmente alejados de la vida moderna. 

Recomendamos mucho ver esta pieza, la cual está disponible en el sitio Aeon; es una relajante meditación sobre lo que significa buscar el silencio de la vida fuera de las ciudades.

Lee también: Leyendas del Monte Kailash, el pico espiritual del planeta

Estos son los 7 juicios más comunes que las personas hacen al conocerse

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/21/2016

La ciencia de las impresiones: existe un patrón bastante claro entre los juicios que hacemos con base en nuestra primera impresión de una persona

Quizás no lo hayas meditado, pero cuando te encuentras con una persona por vez primera tu juicio sobre ésta se define en tan sólo unos cuantos segundos. Esa otra persona hará lo mismo sobre ti. Nuestra mente está genéticamente diseñada para tomar decisiones inmediatas, aunque no todas ellas sean racionalmente. De esta manera, uno puede decidir en un abrir y cerrar de ojos si la persona que tiene al frente es confiable o no, o si sus gustos congenian con los propios o no. En este sentido, las primeras impresiones adoptan un interesante rol en el juicio individual, mismo que suele ser parecido en las reacciones de los individuos cuando se encuentran por primera vez, existiendo únicamente la variable de la intuición personal.

Este concepto tiene un nombre dentro del campo de la ciencia, thin slicing (rebanado delgado), un término usado en psicología para describir la capacidad de encontrar patrones en ciertos encuentros, basados únicamente en la observación desde un margen muy limitado o desde "rebanadas delgadas" de experiencia.

Si se profundiza con espíritu calculador, las impresiones personales pueden dotarnos de mucha información sobre la persona que estamos conociendo –se trata, en suma, de un reflejo de quiénes verdaderamente somos. Y aunque la tarea de análisis es realmente difícil (no cualquiera y no siempre se puede acertar en los primeros juicios) numerosos estudios demuestran que, pese al paradójico juicio que se tiene sobre los prejuicios, la gente tiende a juzgar inconscientemente un cierto patrón de actitudes o inclinaciones de las personas que acaban de conocer en tan sólo unos cuantos segundos. Estos son algunos ejemplos:

 

Orientación sexual

Un estudio de The British Psychological Society advierte que los individuos pueden detectar la orientación sexual de una persona en una vigésima parte de segundo, aproximadamente el mismo tiempo que nos toma reconocer los rostros. Si bien este es uno de los primeros juicios que hacemos de manera inconsciente, no certifica que la respuesta sea certera.

 

Confianza y confiabilidad

Investigadores de Princeton probaron que el tiempo en que discurre el proceso de la interacción crea variables entre juicios como la simpatía, el atractivo o la agresividad, sin embargo, la confiabilidad se mantiene constante sin importar el tiempo. Esto se debe a que las personas hacen un juicio de confiabilidad en aproximadamente una décima de segundo. Así que si alguien no te inspira confianza, probablemente nunca lo hará.

Por otro lado se encentra la impresión de la confianza en sí mismo. Un individuo puede tardar alrededor de 1/10 de segundo en definir si eres una persona segura. Una investigación sugiere que es posible denotar confianza con acciones simbólicas como una buena postura, el contacto visual, el tono de voz claro y un fuerte apretón de manos. 

 

Dominación masculina

Según Albert Mannes, un notable científico de la Universidad de Pensilvania, ser calvo te hace demostrar una actitud dominante, más fuerte y potente (aunque ciertamente poco atractiva).

 

Promiscuidad femenina

Aunque estamos acostumbrados a obedecer el prejuicio que relaciona a las mujeres promiscuas con el tipo de vestimenta un estudio apunta a que, en realidad, la primera señal con que la gente relaciona a las mujeres promiscuas son los tatuajes visibles.

 

Inteligencia

Si bien no es un juicio que pueda parecer tan fácil de articular, en realidad lo es. En esta investigación se demuestra que, en una interacción social, la inteligencia se delimita por la forma de expresarse (que no precisamente se refiere al uso de un lenguaje rico sino del tono y el ritmo del habla). El estudio sugiere el uso del contacto visual y también de las manos para parecer más inteligente.

 

Éxito o fracaso

Al parecer el éxito se refleja y el fracaso se huele en la primera impresión. Y claro, hay formas de aparentarlo. Los resultados de una investigación indican que los hombres que visten con trajes hechos a su medida son generalmente juzgados como personas exitosas. Entre otras cosas, también fueron señalados como personas confiables, con buen estatus y de mucha confianza.

 

Posición social

Partiendo de la teoría de la señalización costosa, un estudio holandés sobre evolución y comportamiento humano advierte que las personas hacen un juicio inmediato respecto al estatus económico por el uso de marcas lujosas en ropa y accesorios utilizados.

 

Si bien es cierto, algunos de estos juicios más comunes tienden a colgar desde el péndulo del prejuicio. Sin embargo, impresiones como la inteligencia, la confianza en sí mismo y la confiabilidad son análisis importantes que, más allá de sujetarnos a lo que piensen los demás de nuestra persona, nos colocan en un estado de franco pacifismo con nosotros mismos que vale la pena experimentar.