*

X

5 cosas que hacen que una persona se enamore de ti, según la ciencia

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/05/2017

5 conductas o rasgos que, de acuerdo con estudios científicos, hacen que una persona sea más atractiva

El ser humano tiene la necesidad de sentirse deseado, y nuestra cultura ha construido la idea de bienestar sobre la base de que una relación amorosa de pareja es la clave de la felicidad. Por ello, no es extraño que nos obsesione tanto lograr hacernos deseables y atractivos. Esto incluso ha llegado al punto de ser estudiado por la ciencia, la biología y la psicología. 

Eric Barker, blogger del sitio Baka de suyo, que se dedica a recopilar estudios científicos interesantes, ha escrito un interesante metaanálisis sobre qué es lo que hace a una persona sexy o atractiva y le permite enamorar a los demás.

 

1. El humor es sexy   

Tanto los hombres como las mujeres se sienten atraídos por un buen sentido del humor. En el caso de las mujeres, éstas tienden a elegir a hombres que las hacen reír. Narcisistas o no, los hombres prefieren mujeres que se ríen de sus bromas. El humor, por otro lado, es un predictor de alta inteligencia. El investigador Gil Greengross incluso mantiene que el humor ha evolucionado como un mecanismo de selección sexual que da una señal de inteligencia para una posible descendencia. 

 

2. Saber que le gustas a alguien puede hacer que te enamores de él   

Esta es una cosa curiosa: un estudio citado por Barker revela que cuando una persona sabe que le parece atractiva a otra, esto hace que sea más fácil enamorarse. De hecho, el 90% de los individuos dijeron que en su experiencia de enamoramiento un factor decisivo fue saber que le gustaban al otro. En gran medida esto parece sugerir un enorme miedo al rechazo y a la vez un gran deseo de pertenecer, de sentirse deseado. Así que nunca subestimes el poder que tiene simplemente decirle a alguien que te gusta.

Estos puede ser infalible si se combina con la famosa técnica de "hacerse el difícil". Otro estudio mostró que los mejores resultados de una cita suelen ocurrir entre aquellas personas que dan la impresión de que no se enamoran fácilmente de alguien pero que, en esta ocasión, la persona involucrada les parece sumamente especial. Es decir, hacer pensar a otro que tú eres alguien muy difícil de conquistar pero que en este caso te sientes inusualmente atraído es el más alto predictor de éxito, puesto que combina el deseo de ser deseado con la noción de ser especial. Hoy en día, todos quieren ser "especiales". 

 

3. Hablar de cosas profundas lleva al enamoramiento   

Si lo que te interesa es entablar una conexión profunda con alguien que posiblemente lleve al amor, no debes perder el tiempo hablando de pequeñeces. El psicólogo Arthur Aron ha investigado sobre la importancia que tiene la información altamente personal y emocional en formar lazos profundos e incluso ha diseñado un cuestionario especializado de 36 preguntas que permiten a dos individuos enamorarse o, al menos, crear un nivel de profunda intimidad en una sola sentada. Diversas sesiones de estas 36 preguntas de 45 minutos revelaron una sensación de cercanía superior a cualquier otra relación en el 30% de los participantes. 

 

4. Tu personalidad es lo que te hace sexy 

Aquí hay dos estilos. Si lo que quieres es ser atractivo sexualmente, las personas con una personalidad discordante, que no hacen concesiones solamente por ser amables y demás son consideradas sexy y suelen tener más parejas sexuales -el "no" es sexy. Los individuos comprensivos, con personalidades que buscan estar de acuerdo con la otra persona y no crear fricción, suelen ser mejores para un matrimonio o para tener hijos. 

 

5. Lo importante es cómo haces sentir a la otra persona   

Eric Barker señala que "en realidad no nos enamoramos de una persona -nos enamoramos de cómo nos hace sentir cuando estamos con ella-" y de cómo la recordamos. Es decir, no nos enamoramos de alguien de manera estrictamente racional, a partir de los puros hechos de lo que es -puesto que siempre mezclamos emociones y sentimientos en nuestros juicios. Esto ha sido demostrado en investigaciones que revelan que vivir experiencias extremas o altamente estimulantes con una persona hace que ésta nos parezca más atractiva -es decir, asociamos la excitación de la experiencia con el individuo. Esto puede ser utilizado para revivir relaciones; por ejemplo, invitar a una persona a una sesión de paracaídas o algo que realmente le guste y la emocione, puede hacer que asocie esas emociones con nosotros, y de esta manera procese la relación como más excitante.

La pornografía: ¿educador sexual o manipulador de información?

Sociedad

Por: PijamaSurf - 10/05/2017

"La pornificación de todo es el modelo de trabajo de la televisión comercial y de la publicidad en Internet"

La pornografía se ha convertido no sólo en una alternativa erótica para adultos, sino también en un educador sexual para muchos jóvenes. Gracias a esto, la incidencia de accidentes e infecciones relacionados con prácticas sexuales cargadas de ignorancia ha aumentado en hospitales y centros de salud. Por ejemplo, muchas mujeres y hombres entran por Urgencias al haberse introducido, sin tener información ni conocimiento adecuado, bolas chinas de manera dolorosa y errónea.

Sin embargo, el consumo –no informado, no regulado, no consciente– de la pornografía puede alcanzar niveles muy profundos en el inconsciente y los procesos neurológicos. Al ver una escena erótica en donde al simple tacto del dedo sobre el brazo, la mujer gime de placer, un chico o una chica puede considerar que esa es la conducta normal y esperada durante el acto sexual: no obstante, no hay conciencia de que la excitación requiere de un proceso que va desde la estimulación de las zonas erógenas –labios, cuello, pezones, piernas, vulva, pene…– hasta la plena atención en las sensaciones durante el acto.

Y conforme el consumo inconsciente del porno se va regularizando, los niveles de adrenalina generados se van asimilando en el sistema nervioso central del cerebro. Es decir, el sistema nervioso normaliza el acto sexual resultando en un mayor deseo y consumo, por lo que el efecto final es similar al de una droga. Aunque esto es una reacción neurológica normal ante los niveles de adrenalina, surge el problema cuando en el video se evidencian conductas agresivas pues se aprehenden, se replican y se vuelven adictivas. Por lo tanto, no nos queda más que preguntarnos: ¿cuáles son las consecuencias de estas imágenes en nuestros cerebros, mentes, corazones y sociedades?

En palabras de Andrew Brown, columnista de The Guardian, el problema de la pornografía radica no en los actos, sino en las actitudes. Para él, si en la adultez no se entiende bien el concepto de consenso (la aceptación consciente), ¿cómo es que podrán entenderlo chicos de 15 años que se ven presionados socialmente y no comprenden racionalmente lo que están viendo a través de la pantalla?

Brown dice:

La pornificación de todo es el modelo de trabajo de la televisión comercial y de la publicidad en Internet. No se trata tan sólo de sexo. Las fantasías de control, dominación y gratificación inmediata son ahora los ideales en la transacción comercial. Son lo que cada publicidad promete. […] Como el porno, se alimenta de un apetito que no puede ser saciado, uno que sólo crece con los fantasmas que nosotros alimentamos. Es por esta razón que la idea de fantasía puede ser altamente peligrosa para la comodidad de las personas solitarias. Ya sea una frustración sexual o política, la fantasía pornográfica ofrece una satisfacción que no puede disfrutarse en la vida real; sin embargo, la vida real no puede sustituirse por completo.

Con esto no se quiere satanizar el consumo de la pornografía, sino conscientizarlo para convertirlo en una herramienta útil para una salud sexual segura y plena. Para ello es importante darse cuenta de las actitudes agresivas, misóginas e incluso raciales que se normalizan a través de la cámara y a lo largo del acto sexual.