*

X

Esta es la primera imagen de un agujero negro (y es bastante poética)

Ciencia

Por: pijamaSurf - 10/16/2017

La ciencia antes era más poética y, a veces, también más precisa; la primera imagen de un agujero negro es una buena prueba

Desde que hace unas décadas entraron al imaginario, los agujeros negros están siempre ahí, aunque hasta hace poco jamás los habíamos visto, ni siquiera ilustrado. Inconmensurables, con una potencia difícil de imaginar y un rol protagónico en la dinámica de nuestro universo, estos objetos, o mejor dicho misteriosos portales, eran sólo imaginados visualmente. 

Su capacidad para alterar radicalmente los patrones del tiempo-espacio, así como su inasible presencia, los hacían más intrigantes. Sin embargo, este "punto de no retorno de la luz y la materia" fue visualizado en 1979 por Jean-Pierre Luminet, con nada más que una temprana computadora, avezados cálculos matemáticos y mucha tinta.

Lo curioso es que, además de lo poético de la imagen, que recuerda a un ojo humano "enrimelado", quizá una ojera femenina, esta imagen es más precisa que muchas de sus sucesoras, elaboradas con equipo avanzado y la experiencia astronómica acumulada, de forma acelerada, en la última mitad de siglo. De acuerdo con The Space Academy, en la imagen de Luminet la energía y la luz son más intensas cerca del filo del agujero negro, y más débiles conforme se aleja. Además, ilustra los efectos de Doppler y Einstein, provocados por la rotación del disco de acreción, que provocaría un brillo más intenso de un lado, dependiendo de la dirección en la que gira tal disco.  

En todo caso quedémonos con la sugerente estética de esta imagen pionera de un agujero negro, muy superior a las posteriores visualizaciones generadas por computadora y a la, para muchos paradójica, precisión que logró Luminet, superior a la de las más recientes. 

A fin de cuentas la ciencia tiene mucho de poesía, lo cual es algo que, a veces, parece que hemos ido olvidando.

Imágenes de las extrañas luces verdes y azules durante del temblor en México

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/16/2017

Muchos avistamientos de luces verdes y azules durante el terremoto: ¿a qué se debe este fenómeno?

Las luces aparecieron antes y durante del temblor, como heraldos del estremecimiento.

El fuerte terremoto que sacudió a México, superior a 8 grados en la escala de Richter, con epicentro en Chiapas, la noche del 7 de septiembre dejó un relativamente profuso avistamiento de las llamadas luces de terremotos, destellos comúnmente azules o verdes (pero a veces también globos de luz de colores distintos) que aparecen antes y durante el seísmo. Este fenómeno ha sido registrado durante diversos terremotos desde hace siglos, pero sólo hasta hace poco se logró explicar científicamente. Antes de esto era conocido como "luces fantasmas de los terremotos" y algunos aficionados a las teorías de conspiración lo vinculaban a programas secretos del gobierno de Estados Unidos, algo que hoy parece completamente inverosímil.

Los destellos no siempre aparecen antes o durante los temblores, y se deben a deslizamientos del suelo cerca de las fallas geológicas que generan una carga eléctrica.

 

Un trabajo publicado en el Seismological Research Letters, basado en observación y documentación de 65 terremotos en los últimos 4 siglos, analizó las circunstancias geológicas de cada uno para encontrar cualquier patrón discernible. Lo que hallaron fue que las luces de terremoto aparecen desproporcionadamente antes o durante los temblores, en lugar de después.

"El proceso comienza de manera profunda en la corteza, donde las rocas están sujetas a altos niveles de estrés, antes de que el estrés se libere para producir un terremoto”, apuntan. Al parecer, este estrés puede romper pares de átomos de oxígeno con carga negativa que están vinculados en enlaces de peróxido. Cuando esto sucede, se libera cada uno de los iones de oxígeno, y éstos pueden fluir entre las grietas de la roca hacia la superficie. Los investigadores piensan que, en ese momento, grupos de alta densidad de estos átomos cargados ionizan bolsas de aire y forman un gas cargado (un plasma) que emite luz. 

Los científicos han producido artificialmente rayos en el cielo, agitando la tierra de tal forma que se creen grietas. Cuando la tierra se resquebraja, se produce un aumento de carga eléctrica. Generalmente, estas luces se vinculan con terremotos de magnitud de más de 5 grados Richter.