*

X

Edward Hopper hizo este dibujo a los 9 años, al reverso de su boleta de calificaciones

Arte

Por: pijamasurf - 01/29/2018

¿Una muestra del destino que le esperaba a Hopper?

Una frase un tanto coloquial asegura que “infancia es destino”, y aunque la afirmación merece discutirse y matizarse, lleva algo de razón. Durante esos primeros años de nuestra vida se sientan las bases de mucho de lo que después tomará forma en actos concretos, en decisiones que creemos tomar conscientemente, en equívocos y tropiezos pero también en logros y alegrías. Y quizá lo más paradójico de este proceso es que nunca se sabe. Por más que desde hace unos años existe una amplia aprehensión en torno a la “crianza” y la educación de los hijos, lo cierto es que nunca se sabe: la coincidencia de circunstancias en la vida de una persona es tan amplia, tan azarosa, que nunca se sabe.

Con esta breve reflexión quisimos acompañar la reproducción digital de este boceto, un dibujo sumamente elocuente que si bien pertenece a un “gran artista”, sorprende aún más por el momento en que fue realizado: nada menos que cuando ese gran artista tenía apenas 9 años y tomó su boleta de calificaciones, la volteó y comenzó a dibujar. Un niño como él quizá, un niño como el adulto que sin saber sería después, atraído por la soledad y la tristeza, por esos vagabundos del dharma que cenan solos en un merendero cualquiera en plena madrugada, que pasan sus domingos mirando por la ventana del cuarto donde viven o que comparten con otros sus penas de amor pero siempre desde un aislamiento que parece imbatible.

¿Infancia es destino? Quizá queremos decir que no podemos saberlo porque, en el fondo, estamos seguros de que es así, pero preferimos pensar que las cosas serán diferentes.

El dibujo es parte de un archivo de más de mil piezas que hace unas semanas recibió la Edward Hopper House, la casa-museo en Nyack, Nueva York, donde el pintor nació y creció y que desde hace varios años se habilitó como museo, tanto para dar a conocer como para difundir la vida y obra del pintor.

Trump pide a museo un cuadro de Van Gogh; el museo se niega y le ofrece a cambio esta obra

Arte

Por: pijamasurf - 01/29/2018

¿Un gesto demasiado sofisticado para Trump?

De todas las características polémicas que rodean la personalidad de Donald Trump, celebradas por unos (sus simpatizantes) y denostadas por otros (sus detractores), una que de tanto en tanto salta a la vista es su “estrechez de miras”, una expresión que puede parecer ambigua pero que casi siempre apunta a cierta amplitud de juicio que se desea ver en las personas importantes porque, en cierto modo, es resultado de la formación que los llevó a esa posición prominente, una mezcla de estudios, experiencias de vida, moldeamiento social y más. 

En el caso de Trump esos horizontes se perciben mínimos, elementales, como si no tuviera capacidad suficiente para entender los matices de la vida, la relación entre distintos fenómenos o la existencia de perspectivas diferentes a la dominante. La “idiotez” que, acaso con cierto exceso, se ha dicho que domina nuestra época, y que se presenta en oposición a ciertos logros alcanzados por la civilización occidental (que acaso también merecen cuestionarse), parece así haber encontrado una condensación en la figura de Trump, apoyado por muchísimas personas que parecen compartir esa misma estrechez de miras, un cierto desprecio por todo aquello que en el capitalismo se cree superfluo porque se nos hace creer que lo valioso sólo se encuentra ahí donde se produce o se puede consumir.

En un episodio que parece hecho a la medida para esta tensión entre formas tan distintas de ver la vida, hace unos días la curadora en jefe del Museo Guggenheim de Nueva York, Nancy Spector, respondió a Donald Trump a propósito de una solicitud de préstamo de una obra de arte que hizo en nombre de la Casa Blanca. 

En concreto, la administración de Trump solicitó al Guggenheim la pintura Paisaje con nieve (Paysage enneigé), que Vincent van Gogh pintó en 1888 poco después de dejar París, hastiado de la vida entre artistas y el invierno citadino de la capital francesa, según cuentan sus biógrafos. Van Gogh viajó hacia el sur, a Arles, en donde al parecer esperaba encontrar colores más vivos, pero para su sorpresa se topó también con una nevada, la cual sin embargo pintó –en una escena que involucra a un hombre y un perro cruzando un campo– aunque con colores que, según la crítica, evocan la admiración por el arte japonés que el artista había desarrollado en esa época.

Y el Guggenheim le dijo que no a Trump. Sin que se sepa si se ofrecieron argumentos para la negativa, Spector envió una carta al presidente de Estados Unidos en donde le comunicó que la pintura de Van Gogh no puede salir del museo pero, a cambio, le ofrecía otra obra de arte en la cual “el presidente y la primera dama podrían estar interesados”.

Nada menos que America, una instalación del italiano Maurizio Cattelan (conocido ampliamente por la ironía de sus obras, como aquella escultura del papa aplastado por un meteorito, o la de Hitler arrodillado) que consiste en un excusado de oro de 18 quilates, totalmente funcional, dispuesto para el uso de los visitantes del museo y el cual, entre otros propósitos, quiso señalar la banalidad del mercado artístico, la extravagancia posible en el mundo en que vivimos y la disparidad de la economía que hace esto posible. También, como dice la descripción de la pieza que ofrece el propio museo, “su utilidad es finalmente un recordatorio de la ineludible realidad física que comparte toda la humanidad”. Como dice ese estribillo popular: 

Caga el rey, caga el papa,
de cagar nadie se escapa…

Y quizá por eso Spector sugirió la obra de Cattelan a Trump. O quizá sólo porque Trump no se ha mostrado especialmente favorable a apoyar a las instituciones culturales de su país, como si fuera lo último en la lista de lo necesario.

Como sea, puede ser también muestra de la dificultad para entablar diálogos auténticos en nuestra época, empeñados como estamos a veces en permanecer en el aislamiento de nuestras propias opiniones.