*

X

Surfista nos vuela la cabeza al montar ola de 35 metros (VIDEO)

Sociedad

Por: PIJamasurf - 02/04/2018

Este alemán dejó atónitos a todos los espectadores al surfear con éxito una monumental ola

Pocas comuniones más impresionantes entre hombre y naturaleza –al menos desde la óptica del espectáculo– que la que se registra cuando alguien surfea una ola gigante.

Estas demostraciones son bastante comunes en la playa portuguesa de Nazaré. Aquí se reúnen permanentemente los más temerarios surfistas del mundo, con el fin de montar las olas más grandes del planeta. 

Recientemente, el alemán Sebastian Steudtner fue y conquistó una ola de -según se calcula- unos 35m. Sobra decir que el espectáculo es avasallador: un pixel humano deslizándose a través de un gigantesco bloque de agua en movimiento. Hasta ahora el récord mundial señalaba una ola de 23m como la más grande jamás "montada", pero si observamos el impresionante video que documentó la hazaña de Steudtner, es difícil siquiera considerar que la suya no supera por mucho el récord mundial.

Mujeres francesas escriben en contra del movimiento #MeToo y el puritanismo sexual

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/04/2018

Mujeres francesas hablan de un "feminismo estalinista" que condena y ostraciza y una nueva moral victoriana en la que la seducción o el coqueteo son vistos como crímenes

Un grupo de q00 artistas e intelectuales francesas, entre las que se encuentran la actriz Catherine Deneuve, la escritora Catherine Millet, la cantante Ingrid Caven, la editora Joëlle Losfeld, la cineasta Brigitte Sy, la artista Gloria Friedmann y la ilustradora Stéphanie Blake, han denunciado lo que consideran que es un nuevo puritanismo sexual ligado al feminismo de la etiqueta #MeToo. Escribiendo en el diario Le Monde, las firmantes señalan que "La violación es un crimen. Pero la seducción insistente o torpe no es un delito, ni la galantería una agresión machista".

Las mujeres franceses ven el surgimiento de una nueva moral victoriana y notan en el feminismo de este movimiento rasgos similares al extremismo religioso o al totalitarismo, una suerte de estalinismo feminista, en el que los sexos son enfrentados en una especie de guerra de sexos en la que las mujeres son vistas como "pobres indefensas bajo el control de demonios falócratas". Añaden:

Desde el caso Weinstein se ha producido una toma de conciencia sobre la violencia sexual ejercida contra las mujeres, especialmente en el marco profesional, donde ciertos hombres abusan de su poder. Eso era necesario. Pero esta liberación de la palabra se transforma en lo contrario: se nos ordena hablar como es debido y callarnos lo que moleste, y quienes se niegan a plegarse ante esas órdenes son vistas como traidoras y cómplices.

Se ha creado:

una campaña de delaciones y acusaciones públicas hacia individuos a los que no se deja la posibilidad de responder o de defenderse. Esta justicia expeditiva ya tiene sus víctimas: hombres sancionados en el ejercicio de su oficio, obligados a dimitir […] por haber tocado una rodilla, intentado dar un beso, hablado de cosas intimas en una cena profesional o enviado mensajes con connotaciones sexuales a una mujer que no sentía una atracción recíproca.

El filósofo Ruwen Ogien defendió la libertad de ofender como algo indispensable para la creación artística. De la misma manera, nosotras defendemos una libertad de importunar, indispensable para la libertad sexual... Como mujeres, no nos reconocemos en este feminismo que, más allá de la denuncia de los abusos de poder, toma el rostro del odio a los hombres y a la sexualidad.